¿Cómo puedes decir que amas a Dios a quien no ves, y detestar a tu hermano al cual ves? - Juan


¿Cómo puedes decir que amas a Dios a quien no ves, y detestar a tu hermano al cual ves? - Juan


Dios conoce cuan engañoso puede ser nuestro corazón. Y esta habilidad para engañar del corazón, hace referencia a su capacidad de engañarnos...¡A nosotros mismos!


¿Ha conocido a alguien que hace alarde de su hambre y búsqueda de Dios, mientras desde esa misma supuesta hambre, juzga a sus hermanos por ser "menos hambrientos que él?.


¿Ha leído o escuchado a alguien, que "creyéndose campeón de la defensa de la santidad", insulta, crítica y señala a los que no llenan la "medida de su santidad"?.


¿Ha conocido a alguien que le testifica de "cuánto ama a Dios" mientras al mismo tiempo, está hiper vigilante a los defectos de sus hermanos?.


Cuando tu usas "tu hambre por Dios" para juzgar "la poca hambre por Dios de otros", estás dejando que tu corazón te engañe. Siendo que Dios conoce la formidable habilidad que posee nuestro corazón de engañarnos a nosotros mismos, nos puso...