“DIOS ME DIJO QUE ESA CORONA ES MÍA”