“¡DOBLÉGAME OH SEÑOR!”- EVAN ROBERTS/ 1904


“¡DOBLÉGAME OH SEÑOR!”- EVAN ROBERTS/ 1904


La frase la escuchó del predicador Seth Joshua mientras este oraba. Pero esa sola frase se clavó en el corazón de Evan como una flecha empapada en aceite del cielo.