INEVITABLE CONFRONTACIÓN.


INEVITABLE CONFRONTACIÓN. Conocí al Señor en una extraordinaria iglesia Pentecostal. Un santo hombre de Dios fue mi primer Pastor. Tuve sinceros e inolvidables hermanos en la Fe. Allí escuché sobre el bautismo del Espíritu Santo y lenguas ajenas a mi conocimiento natural como evidencia de haber recibido ese bautismo. Nunca cuestioné mi experiencia tal como la aprendí y la recibí. Hablé lenguas y