LA LEY TIENE SU FUNCIÓN...PERO EL CORAZÓN TIENE OTRA.

Ruben Arroyo...