“NO CEDAS SEÑOR...Y CEDERÉ YO”


“NO CEDAS SEÑOR...Y CEDERÉ YO”

En muchas ocasiones, anhelamos que Dios cambie nuestras circunstancias. Sin embargo, son las mismas circunstancias que Dios está usando para cambiarme a mi.