NO ME OIGAS...¡ESCÚCHAME!




Simplemente no es lo mismo aunque lo parezca. Oír es recibir el sonido. Escuchar es percibir lo que el sonido contiene.