SUFRIMIENTO INÚTIL...LLORAR POR UN SUEÑO QUE SIGUE VIVO