Y NOTÉ...QUE ALGO HABÍA CAMBIADO


Y NOTÉ...QUE ALGO HABÍA CAMBIADO

¿Ha escuchado usted orar a alguien, que al hacerlo le hace sentir que usted no sabe orar?.

No me ocurrió de recién convertido. Estaba en el instituto bíblico y escuché a la misionera Mariana Parrilla orar. Yo no quería que terminara su oración y sólo estaba haciendo una oración para introducir su enseñanza del día.

En la mesa prefiero oraciones cortas porque detesto la comida fría. Esta oración no debía ser diferente a una acción de gracias en una cena pero si hubiera sido, con gusto me la hubiera comido fría.