top of page

¡BAJA ESE VOLUMEN MIJO!




¡BAJA ESE VOLUMEN MIJO!

“Oíd atentamente el estrépito de su voz, Y el sonido que sale de su boca.” ‭‭Job‬ ‭37:2‬ ‭

La adoración de una congregación no tiene que ver nada con la gente. Tiene que ver todo con Dios. Él es la fuente de ella, el motivo de ella y el corazón que la inicia, la promueve y la sostiene.

Una banda de adoración no puede permitir, que sea el espíritu de la cultura y la era la que defina su ritmo y sonido porque sea “el sonido y ritmo que le gusta a la gente”.

Hacer música comercial con el evangelio no es malo en sí mismo, pero la línea entre adorar, distraer y entretener se pone confusa y difusa cuando lo que quiero es que la canción “pegue y venda”.

Si una canción con letra cristiana sólo te captura por lo contagioso de su ritmo, frase y preferencia de género musical, no tiene que ver nada con Dios y sí todo contigo.

Dios es el creador de todo sonido, por lo tanto considero legal afirmar que Él no tiene una preferencia por un estilo o género musical. Pero definitivamente es afectado por el efecto que ese género tiene en tu corazón en relación a Él.

Por otro lado, es un absurdo disparate asegurar que Dios sólo se derrite de la emoción con una ranchera mexicana y le pone de mal humor el merengue dominicano. Que sólo mueve su corazón una balada y le sangran los oídos con el reguetón. Que despierta su favor una balada y la ira un guaguancó con un tumbao caribeño.

Del lugar de tu corazón que salga lo que cantas, por qué lo cantas y sobre todo para quién lo cantas, afectará más a Dios que lo que cantes.

El verso de inicio asegura que Dios mismo tiene su propio sonido. Y afirma que podría ser estrepitoso. Estrepitoso es un sonido fuerte y ensordecedor. Entonces, no ASEGUREMOS que a Dios sólo le gusta el ritmo que a mí me gusta.

CUÁL ES EL SONIDO DE SU BOCA ALLÁ HOY...DEBE DEFINIR ACÁ...EL SONIDO DE MI ADORACIÓN HOY.

Rubén Arroyo...No te pierdas el RUGIR2020

Comments


Entradas destacadas
Síguenos
Buscar por tags
bottom of page