CUANDO ES DIOS QUIEN TE LLAMA...PIERDES EL DERECHO A RENUNCIAR