Dios nunca nos prepara para el fracaso


Dios nunca nos prepara para el fracaso. Cada batalla va precedida por una temporada de preparación. Y si nosotros nos sometemos a esa preparación, Dios cumplirá su promesa.

Ptra. Gloria Arroyo En medio del proceso... Declarando victoria.