ENTRE EL TAMARINDO Y EL BATEY








ENTRE EL TAMARINDO Y EL BATEY Fue mi niñez fugaz estela. En el monte el guayabal y trabajando el melao, abuelo Gerardo en el cañaveral. Remendaba tarrayas pa la pesca entre ron y cuentos de arrabal. Veo la hamaca y el barro, donde la pringamosa se erguía. Cómo no recordar a Mamina mi tía, gritando porque en su mano, la pringamosa encendía. Entre el cantar de las collerinas tío Tony sacaba pecho, enseñando el gallo peinao pa la gallera en su duelo. Tití Gladys y tití Carmín en su doña Ana no está aquí , Cualito con el güiro y tío Mon en su romance, le ponía sazón de coquito y Aní con su guitarra y su cante. Entre Polvorín Cementerio y Zorrilla, se fue mi niñez de huida. Fui músico y profesor, consejero y predicador, y entre guaguancós y “vente tús” de esquina, también me convertí en escritor. Estoy aquí pero soy de allá. Entre el Águila y el Pitirre y casándome con una Paisa me convertí en un BoriPaisa. Pero no olvido a Lloréns Torres, ni a Baldorioty De Castro. Tampoco a Cofresí ni tampoco a Agüeybana “El Bravo”. También recito a Gautier y canto con Pedro Flores. La biblia no me prohíbe versar “cuando salí de Collores”. Rubén Arroyo...Entre arropás de cundeamores

Entradas destacadas