LA GABRIELA...NO ES TAN INOFENSIVA COMO PARECE.


“Vi aceite empezar a descender por las telas cuando subiste a ellas. Y cuando te movías en esas telas llenas de aceite, el aceite comenzó a caer entre la gente”.