NO LA ACEPTES COMO NORMAL


NO LA ACEPTES COMO NORMAL


Cada sanidad, testifica del dominio del Rey Jesús sobre el reino injusto de la enfermedad.