“¡PASTOR MARK...PASTOR MARK!”


“¡PASTOR MARK...PASTOR MARK!”


Esa fue la frase que en la oscuridad pareció salir de una humilde casucha. Pero no la escuché sólo con mi oído natural. Sentí un literal cambio de temperatura en el pecho y un sobresalto en el corazón.