“...SI ES QUE...”




Esa es una de las más peligrosas frases de la biblia. Una de esas que conectan algo muy lindo con algo muy feo. Lo uno se hará parte de lo otro por culpa de la dichosa frase.