SI NO SE PARECE A LO QUE CREO...NO LO CREO.


SI NO SE PARECE A LO QUE CREO...NO LO CREO.


Dios no puede confiarle "un mover" a nadie que esté preocupado por lo que los demás opinen.